Tisha b’Av en Jerusalen y Dormir a los pies del Kotel

(no dormí nada, pero el titulo queda re dulce asi)

 Del pase de Julio a Agosto, se conmemoro la caída del gran templo en Jerusalén, alto lugar para el judaismo, por esto, en el Kotel (El Muro de los Lamentos, y la única pared que sigue en pie de dicho Templo, tanto del primero, como del segundo, porque se reconstruyó y lo bajaron otra ve’) se juntan muuuuuuuchas personas a rezar, y a recordar.

Yo no tenia la mas pálida, de nada de esto, ni de lo que se hacia, salvo unas horas antes, que me lo comentaron y fue como “Ok, tengo que ir”, asi fue.

 Salí de la base, mas bien al norte, me fume un bondi de dos hrs aprox, y llegue a la ciudad antigua de Jerusalén a las 12del mediodía ponele, no voy a profundizar en el paseo por el gigantezco e inmenso mercado, porque es too much. A las 17hrs fui al Kotel y me dije “ya estoy jugado” asi que me entregué, me quede una hora escuchando diferentes personas rezar en grupo, estuvo bueno.

 Despues pare a descansar, comer pistachos y hacer nada, algo que tan bien me sale.

 La cuestión Empezó a las 20hrs.

En el patio del Kotel, se empezaron a reunir cientas de personas, algunos se quedaban directamente en contacto con el Muro, pero la gran mayoría, se agrupaba en círculos, con -quienes solo puedo suponer-, eran de su misma comunidad.

1AM

1am

Había mucha diversidad, diferentes vestimentas, cortes de pelo, gorros, gorritos, kipas.

 Mientras andabas por el pario, te encontrabas con un grupo de 10, rezando, cantando, con cierto acento, con cierto tono, sus canticos, sus plegarias, y con solo dar tres pasos, te metías en un grupo de 100! Que estaban cantando, rezando, orando, algo totalmente distinto, con otro tono, con otro acento y demas. Y esto se multiplicaba por… minino, 20 grupos en todo el patio. Fantástico.

 Si bien cada uno de estos grupos, era diferente en sus cuestiones, algo tenían en común todos, pero todos: Cada entonación, cada cantico, llegaba con mucha fuerza, y muy profundo, al alma.

Tambien me encontraba con quienes estaban en un trance, mientras rezaban, ojos cerrados, movimientos hacia adelante y atrás, y su bica recitándo hacia adentro, aquellas palabras poderosas, algunos lloraban, otros levantaban las palmas hacia el cielo. Tambien estaban quienes pedían limosna, en todo este mar, y no podían faltar, los que sacaban fotos a todo y todos. El combo completo.

 Yo cada tanto, iba cambiando de grupitos, a probar algo nuevo, a sentir algo diferente, o seguir sintiendo lo mismo que me iba generando cada entonación. Y tambien, cada tanto, me sentaba y cerraba los ojos, para volar un ratito.

 Sentado en un mismo lugar, se escuchan las mareas de diferentes voces. Algunas de mas cerca, otras de la lejanía, todas poderosas, y con el mismo nivel de emotividad. Estos cantos vienen del corazón, y hacia ahí tambien, es que se dirigen.

 Son las 00, el sueño me empieza a hacer efecto, me siento drogado, pesado, los mayas tenían esta técnica de entrar en estados alterados de atención, mediante el ayuno de sueño por varios días, a mi, con pasarme de las 23.30, ya me pega. Siento que estan cantando para mi, que me estan acunando con palabras sagradas, antiguas, con frases de poder ilimitado. Y alrededor mio, cientos leyendo para sus adentros, otros pegados al Kotel, algunos durmiendo ya.

 La 1.30, no doy mas, el cuerpo ya deja de pertenecerme, quiero encontrar un lugarcito donde dormir, pero las comodidades no van a existir, esta lleno de gente, cantando, caminando de aquí para alla, y aparte los reflectores iluminan todo. Me acuesto en cualquier lugar, no doy mas. Agarro la botella de plástico, que tiene 1/4 de agua, y la uso de almohada (me sentí re sudaka haciendo esto), me acomodo el gorro para que me tape la luz, se me hace imposible dormir, trato fuerte… de repente me despierto, son las 2am. Ok, dormí treinta, esta bien.

3AM

 Estoy sentado, con este muro enorme frente a mi, cuanto poder, cuanta inmensidad. Si cierro los ojos me envuelvo en una mistica alucinante, entre todas las bellas voces, el aire fresco de Jerusalén, la fuerza del Kotel, la fuerza de cada persona aca reunida

Siento a mis ancestros, a mi linaje, corriendo por mis venas, desde mis oídos que estan siendo deleitados con cultura milenaria, ojala pudieran estar aca para ver y sentir lo que estoy viviendo, por que mis letras quedan cortas ante tal tremenda experiencia.

Leyendo juntos

Leyendo Juntos

 Voy a dar unas vueltas, asi puedo despabilarme. Voy al baño. Vuelvo. Me encuentro con un circulo de personas y en el centro, un viejo, con barriga, la cara un poco roja, los ojos cerrados y el cuerpo contraido, mientras recita. Que es lo que recita, no tengo idea porque no entiendo hebreo, pero recita, y con MUCHA fuerza, porque el idioma energetico lo puedo manejar. Y mientras recita, hace pausas, y toda la gente que lo rodea, grita una respuesta, al unísono, IMPRESIONANTE. Aca se me puso la piel de gallina, porque este tipo estaba canalizando algo muy fuerte, estaba brindando su cuerpo a una fuerza muy muy grande, y estaba dando clase ahí, para todos. Fue tal la potencia, que luego de unos 10/15minutos, algo paso, empezó a recitar muy muy rápido, y asi, sin mas se quedo callado, y con un movimiento de vaiven, como hamacándose. Algunos se acercaron, para ver que pasaba, pero nada… a los minutos llego una persona de seguridad, le dijo algo al oído, y este señor, se convirtió en un niño, que siguio a quien le hablo, se subieron en un auto y se fueron, misterio, mistica. De este señor recitando, tengo un video que voy a subir, no se lo ve, porque no me gusta andar grabando gente sin su permiso, pero se escucha todo. Sus expresiones faciales y motoras, a quien le interese, me pregunta y tratare de interpretarlas, porque esa fuerza y pasión no se va a ir de mis retinas ni cerebro.

 Terminado este momento, muy rápido me acople a otro grupo que estaba sentado, cantando. Cerré los ojos, y volvi a sentir la medicina circular por todo mi sistema. Las entonaciones, los acentos, las formas, me llevaron de viaje a cosmos desconocidos, era fantástica esa sensación, como dijo el Maestro: para llegar, solo hace falta meditar.

 Al bajarme de ese viaje, empiezo a ver las caras de quienes cantan, de quienes rezan… hay paz, hay conexión divina, hay un poder en sus bocas, que los une con lo superior… estoy en presencia de Bhakti Yoga… quien me lo hubiera dicho ! El canto que eleva el Espíritu, y el Espíritu, que me agradece por haber vuelto a la tierra de Israel.

6AM

6AM

Son las 6.30am, la ceremonia empieza a cerrarse, el sol empieza a salir, el Kotel se viste, mayormente de blanco, y los cantos no dejan de existir.

Advertisements

About iejezkel

Travel the World. Travel the Self. Self-Travel. In/Out-Side travelling.
This entry was posted in Israel. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s